Las amas de casa y los comerciales, los más infieles de España