Nueve de cada 10 adolescentes han ejercido violencia psicológica sobre su pareja