La adolescente de 300 kilos, entre la vida y la muerte