Rafa Nadal, todo un cocinitas