Vigo, a punto de ser engullida por las llamas