Sorpresa mayúscula en una autopista de Texas