Un desaucio destapa en Barcelona un caso de síndrome de Diógenes