El sector cárnico europeo rechaza que la carne roja y procesada provoque cáncer