La cereza, reina del Valle del Jerte y de la cocina