Simpática escena de los Príncipes de Asturias