¿Quiere ver el Pórtico de la Gloria restaurado? Prepárese para una cola de horas