Los vecinos de Perelló, en pie de guerra contra los camiones