El Papa lamenta en Belén el sufrimiento de tantos niños