Pablo Raez, el joven que nos enseñó a donar médula