La Guardia Civil lleva más de 12 horas de registros a la mafia rusa afincada en Cataluña