Una expedición en el Báltico pretende documentar los hábitat amenazados del Sund