El suelo se la traga ante la incrédula mirada de su compañero