La Nit de l'Albá, más segura que nunca