¡No quiero mirar!...así reacciona un perro aficionado a las películas de terror