Empotró su coche en la discoteca de la que le habían echado por molestar