Ciclistas y coches, difícil convivencia en Mallorca