El director de Diviertt niega que ordenara abrir el portón para que entraran 3.000 personas