Madrid sigue sin presidente mientras aumentan las quinielas de los partidos políticos