Madrid y Barcelona, entre las mejores ciudades del mundo para vivir