Máximo esplendor de las 'Lágrimas de San Lorenzo'