Un pastor brasileño dice que el asesinato de John Lennon fue Justicia divina