La joven de Irún confiesa ser la responsable de su propia agresión