Descubren un gen responsable de la insensibilidad al dolor