Una invasión de peces manta desata la locura en una playa de Canarias