Los alumnos de un colegio de Valladolid, a la altura de los finlandeses