Niños convertidos en políticos para reclamar que no se olviden del medio ambiente