La familia del niño muerto en Girona estuvo viviendo junto al cadáver durante varias semanas