Emoción en un vuelo de Germanwings de Dusseldorf a Barcelona