La Estación Espacial Internacional capta los esquivos chorros azules