Deja a su sobrina de dos años encerrada en el coche para irse a jugar a un salón de apuestas