La DGT advierte del serio riesgo que corren los peatones de morir atropellados