La Coruña sigue pendiente del mar