Conviven con las grietas y un peligro diario