Contracturas y roturas de fibras, lesiones más frecuentes en corredores no profesionales