La petición de mano en Nueva York termina con el novio apuñalado