La Comunidad de Madrid quiere privatizar a los médicos de la sanidad pública