Científicos aseguran que es mejor controlar el cáncer que tratar de curarlo