Cebolla, el día después entre los destrozos y el fango