Benedicto XVI reconoce el daño a la Iglesia por "las divisiones del cuerpo eclesial"