Bronca en el Ayuntamiento de Vigo por una normativa considerada afín a la ley mordaza