La justicia gallega da la razón a un padre que vigilaba el móvil de su hija menor