El guardia civil de La Manada seguirá en libertad según los jueces, por la escasa reacción de la policía