Arqueólogos españoles descubren el ataúd de un niño de hace 3.500 años