Andrés Gioeni, del sacerdocio al altar con otro hombre