Alejandro Magno, el perro que su dueño casi mata